LA CONSELLERA DE JUSTICIA, ADMINISTRACION PUBLICA, REFORMAS DEMOCRATICAS Y LIBERTADES PUBLICAS, GABRIELA BRAVO, INAGURARA LAS II JORNADAS DE VIOLENCIA DE GENERO ORGANIZADAS POR EL ILUSTRE COLEGIO DE ABOGADOS DE SUECA

El Ilustre Colegio de Abogados de Sueca tiene previsto llevar a cabo los próximos días 21 y 22 de febrero, en el Salón de Actos de la Casa de la Cultura de Sueca, las II Jornadas de Violencia de Género.

Desde el Colegio de Abogados de Sueca somos conscientes que es de suma importancia la formación especializada, tanto  en violencia de género como en igualdad.  Esta formación, esencial para toda la abogacía, requiere mayor nivel de exigencia si cabe en los servicios especializados creados dentro del turno de oficio por el Colegio de Abogados para informar y orientar a las víctimas de violencia de género, y defenderlas jurídicamente en los procedimientos que tengan causa directa o indirecta en la violencia padecida.

Esta formación debe ser continuada, presencial y, a nuestro entender, requiere implicar tanto a los operadores jurídicos, – judicatura, fiscalía y abogacía- como a las propias víctimas, cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y representantes políticos.

Por tal motivo, las II Jornadas de violencia de género organizadas por el Colegio, con la inestimable colaboración del Magistrado titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 4 de Sueca y Violencia sobre la Mujer contarán con la presencia, en el acto inaugural, de la Consellera de Justicia de la Comunidad Valenciana, Gabriela Bravo, con el testimonio de las presidentas de dos de las asociaciones de víctimas, con la participación en las distintas mesas de juristas, fiscales, psicóloga, representantes institucionales, todas ellas especialistas en la materia, representantes de la abogacía institucional, miembros de la subcomisión de la violencia de género del CGAE, cerrando las jornadas con una mesa redonda con el Presidente de la Audiencia Provincial de Valencia, Fernando de Rosa y con el Secretario Autonómico de la Consellería de Igualdad y Políticas Inclusivas

Como se apunta desde la Subcomisión de Violencia sobre la mujer del CGAE, aunque nuestro país tiene una de las legislaciones más avanzadas en materia de violencia de género a nivel europeo, hay que seguir avanzando para reconocer las distintas formas y los distintos ámbitos de la violencia machista, hay que seguir identificando y analizando los factores que inciden en la violencia de género y formular propuestas para erradicarla.

Se activan Pactos de Estado, se activan protocolos de actuación, se vuelve con iniciativas legislativas, y 14 años después de que se publicase la Ley Orgánica 1/2004 de 28 de Diciembre, de Medidas de protección integral contra la violencia de género, después de las reformas tan importantes que vieron la luz en el año 2.015 en esta materia, no se ha producido un verdadero avance en la lucha contra esta violencia, no hemos sido capaces de reducir el número de asesinatos, muchas mujeres no encuentran la protección debida porque no quieren interponer denuncia; no quieren, o no pueden, valerse de la protección que el Estado les brinda, posiblemente porque creen que no van a ayudarlas.

La violencia de género es un fenómeno delictivo que reviste una especialísima gravedad en una sociedad democrática avanzada por ser una materialización sangrante del riesgo que, por el mero hecho de ser mujer, afecta a la mitad de la población. El de violencia de género es un proceso no equiparable a otros órdenes ya que hay que valorar en su justa medida las dependencias de todo tipo que la mujeres víctimas de violencia de género tienen, las emocionales las sociales, las económicas, las que tiene que ver con los hijos etc. Precisamente los hijos son las otras grandes víctimas de esa violencia de género

Con este curso se busca, por un lado, la formación especializada y necesaria y, por otro, la puesta en común, la necesaria colaboración de todos los intervinientes en este proceso, un intercambio de experiencias, de modo que el hilo conductor de este curso sea el de formar para formarnos, para, por un lado, contribuir, desde nuestra experiencia y responsabilidad, en la erradicación de esta lacra social y, por otro, para que esa mayor formación, aprendizaje y capacitación pueda enriquecer y cualificar la práctica de nuestra profesión en el ámbito de la violencia de género.

Written by